Cipotes   Chat   Foros   Noticias   Enlaces   Comunidad

Sponsors


Social Networks


« 1 (2) 3 4 5 6 »
cipotes : Maribel Arrieta Galvez..biografía
Enviado por Escritor10 el 25/2/2006 8:22:15 (13300 Lecturas)
cipotes

Open in new window

The most beautiful girl in the world


by John Lamperti
New York Times, July 24, 1965.





María Isabel Arrieta Gálvez, always called Maribel, was a remarkable young woman, and, as several people commented to me, undoubtedly "the most beautiful girl in El Salvador." There is evidence to back that up. In 1953 she was chosen "Miss Latin America" from among 43 contestants and rode a float in Pasadena's Rose Parade. Then in 1955 Maribel represented her country as "Miss El Salvador" at the "Miss Universe" competition in Long Beach, California. She came in second to the entrant from Sweden, Hillevi Rombin.1 Maribel was a national celebrity when she returned to El Salvador after the competition, and a considerable crowd, including Enrique Alvarez and his brother Ernesto, was on hand to meet her at the airport.

In fact Maribel's friends had expected her to win the top spot in the contest. One of her classmates from Los Angeles still has a firm opinion:


She was NOT the second most beautiful girl in the world. She was the MOST beautiful (inside and out). We were all certain that she would become Miss Universe. Why didn't she? She did a very stupid thing. The day before the big judging, she went out on the beach and got a sunburn!!!!! Her skin was pink, pink, pink in that swimsuit! In fact, one of the judges did tell her that she lost points for that, and that's what cost her the contest.2


A history of the pageant (found on the internet) confirms that 1955 produced an unusual "scandal" because "a group" questioned the final judgment, insisting that Maribel, described as "the most exact double of Marilyn Monroe," ought to have won. In any case, Maribel had a couple of consolations in addition to her second place finish.. First, she was voted "Miss Congeniality" by the other contestants, their own choice for the nicest person among them. She also obtained a short-term contract and acting lessons from Hollywood's Universal Studios, and in November of that year starred in the Mexican film comedy "Nos veremos en el cielo" ("We'll meet in heaven"), which was screened in 1956. Unfortunately the film was less memorable than Maribel's Miss Universe appearance, and it seems to have been the only one she made.3


Maribel was also a serious artist, and studied at LA's College of Art during the early 1950s. In 1953 she received a prize for one of her lithographs and was accepted as a member of the Watercolor Society of Los Angeles. Decades later her paintings appeared in international shows in France, Spain, Belgium, the United States, and Italy. In 1983 one of her pictures won first prize at the International Exposition of Monaco.


One more interesting testimony to Maribel is that she unwittingly played the role of Beatrice for a young Nicaraguan poet in exile:


There in San Salvador, Rigoberto fell in love, with the most passionate Platonic love I have ever seen, with a beautiful young Salvadoran named Maribel Arrieta, the only Central American to win second place in the global contest "Miss Universe."

One day he showed me an exquisitely lettered album full of manuscript poems dedicated to Maribel. I believe that she never came to know Rigoberto personally, since all this happened by way of us.4


The Nicaraguan poet was Rigoberto López Pérez, who in 1956 assassinated the dictator Anastasio Somoza García and lost his own life in the act. For many (but of course not quite all) Nicaraguans he is a beloved national hero. The fate of the album of poems written to Maribel is, unfortunately, unknown.


For several years Maribel Arrieta and Enrique Alvarez were frequently together, and friends expected them to marry. Enrique was from a wealthy coffee-growing family; he was also a leading athlete in several sports and was described as "a divine dancer." Certainly he was one of El Salvador's most eligible bachelors.5 Maribel in turn was more than just good-looking; "she was a beautiful person inside and out," says Enrique's friend Antonio Cabrales:


She was fair, blonde, looked something like Marilyn Monroe, that type, but much more beautiful. Marilyn was more sexy, this girl was very humble, very nice--a beautiful girl. She used to come to the games, and that was [Enrique's] girl friend. I used to go with him to give her serenades, guitar playing and love songs, and he'd sing and everything ... I remember all those years.

He really liked this girl. For some reason something happened and he didn't continue with her. Otherwise I think his life might have changed, gotten married ... He never married.6


Another friend and colleague, Lino Osegueda, had this to say about Enrique and Maribel: "They were really in love and planned to marry. But her finish in Miss Universe opened for her a year of modeling and touring in Europe, and this led to their breakup. A bit later, Enrique was very upset to read that she was going to marry a nobleman."7


And so she did. In December 1956 Maribel was appointed chancellor of the Salvadoran consulate in Amberes, Belgium, where she served until 1963. There she met Jaques Thuret. When the two were married in April of 1961, Maribel herself joined the Belgian nobility as the Baronesa de Thuret. But after the death of Enrique Alvarez 20 years later, Lino received an envelope from Maribel with a photo from the 1950s showing her dancing with Enrique. She couldn't keep it anymore, she explained, since seeing it made her too sad. Lino speculates that the frustrated love affair with Maribel could be the reason Enrique never married, but he isn't sure, and neither is anyone else.


Maribel's marriage with Jaques Thuret produced three children, but their relationship was not a happy one; "Jaques was not a nice man," according to one of her friends. Fortunately Maribel had other interests. She kept up diplomatic work in various positions, and in 1977 became a cultural attaché for the Salvadoran mission to the European Community. Living in Europe also allowed her to continue to study and work as an artist--with considerable success, achieving her first international show in 1974 in France.

Maribel expressed her religious and compassionate feelings by caring for seriously ill persons making the pilgrimage to Lourdes in search of help. She even studied nursing (in Brussels) in order to do this work, and made many trips at her own expense. The Order of Malta in El Salvador honored her devotion with the "silver medal of merit Melitense" in 1981, and with the title "Dama de Gracia Magistral" in 1985. Maribel died in 1989 at the age of 55 years.



Notes:


1) New York Times, July 24, 1970.

2) This comment, including all the emphasis, is from an email sent me by Maribel's Los Angeles classmate Joy Bartula Wyse.

3) This was not Maribel's fault, for the script was pretty silly. The film is described in Emilio García Riera, Historia Documental del Cine Mexicano (Universidad de Guadelajara, Mexico, 1993), volume 8, pages 138-140, including a photo of Maribel in her role.

4) From "Thinking about Nicaragua" by Ignacio Briones Torres, 9/23/99, found on the internet (in Spanish).

5) Despite his social position, Enrique Alvarez devoted his adult life to working for agrarian reform to benefit El Salvador's campesino population. In 1980 he became president of the Democratic Revolutionary Front, a center-left coalition of the political opposition to the existing government. He was murdered by elements of the military later that year. (See the biographical article about Alvarez and the chronology elsewhere on this web site.)

6) Interview with Antonio Cabrales, San Salvador, November 1997.

7) Interview with Lino Osegueda, San Salvador, November 1997.

Rating: 10.00 (1 vote) - Rate this News - Comments?
cipotes : La Proeza del "Famosito Hernández"
Enviado por Escritor10 el 21/2/2006 5:20:51 (3684 Lecturas)
cipotes




@Mario Jiménez Castillo

Open in new window


Carlos “El Famosito Hernández" venció la noche del sábado 1 de febrero del 2003 en el octavo asalto al puertorriqueño David “el Diamante” Santos y así logro coronarse como campeón superpluma de la Federación Internacional de Boxeo (FIB.
Es la primera vez en la historia que un salvadoreño gana un título mundial en el boxeo o en cualquier otro deporte, lo que nos hace ver a todos que nuestro país está despertando y demostrándole al mundo entero que si contamos con un buen nivel competitivo internacional
Entre los asistentes a la pelea que se llevó a cabo en el hotel Mandalay Bay de Las Vegas,

se encontraban en ese entonces el ex-presidente de la República Francisco Flores y el conocido ex-futbolista de Los Ángeles Galaxi, Mauricio Cienfuegos; además de cientos de fanáticos salvadoreños y algunos guatemaltecos que desde Los Ángeles y otras ciudades de California, Arizona, Nevada y Texas se dieron cita en el ball room del hotel para acompañar y darle ánimos a quien de antemano consideraban El Campeón.
<<Viva El Salvador, El Salvador>> eran las frases que se escuchaban por todas partes del hotel. El Famosito besó la bandera antes de la pelea y después de haberla ganado.

Open in new window

Alexis Argüello de Nicaragua y Roberto Mano de Piedra Durán de Panamá, dos glorias del boxeo centroamericano, asesoraron al Famosito y siempre estuvieron seguros que él saldría vencedor.
El Famosito Hernández le dedicó su triunfo a todo el pueblo salvadoreño: he venido luchando por más de diez años y al fin lo conseguí comentó el boxeador acompañado de su esposa Verónica Hernández quien además es su manager.

El famosito es salvadoreño-americano, nació en Estados Unidos y se siente orgulloso de ser hijo de padres salvadoreños, y con toda una década de lucha y persistencia, este pugilista se ha ganado el título de Hijo Meritísimo de El Salvador y pasará a la historia como una de las mayores estrellas en nuestro firmamento deportivo.

En esos días del 2003...cuando supe de la pelea y de lo importante que era para
El Famosito y para el deporte nacional, como buen salvadoreño me emocioné y le pedí a mi patrona Señora Santa Ana que lo acompañara en todo momento.

Open in new window

Estuve pendiente todo ese día sábado, el nerviosismo había ya hecho acto de presencia y cuando le vi ganar, pegué un grito desesperado de alegría el cual se escucho en todo
Palm Springs (ciudad en la que me encontraba de vacaciones en aquel momento) y le di un millón de gracias al Divino Salvador del Mundo.
Siendo un estudioso de la astrología hice mis investigaciones, consulte los oráculos y una semana antes de la pelea, pronostiqué en La Prensa Gráfica
de El Salvador que El Famosito ganaría, gracias a Dios así sucedió y ahora nuestro pueblo, El Salvador ya tiene su campeón mundial de Boxeo.
Aunque Carlos El Famoso Hernández ya no mantiene el título de campeón mundial queremos enviarle nuestras felicitaciones y desearle que siga triunfando y dándole alegrías al pueblo.

Más de siete millones de salvadoreños estamos contigo "Carlos" de todo corazón y así como dedicaste el triunfo y venciste en el nombre de El Salvador, así El Salvador te reconoce y te considera desde el sábado primero de febrero del 2003 como Héroe Nacional e hijo meritísimo de la Patria. ¡Viva el Campeón!



Rating: 0.00 (0 votes) - Rate this News - Comments?
cipotes : FIESTAS JULIAS
Enviado por Escritor10 el 13/2/2006 23:46:05 (4766 Lecturas)
cipotes

Fiestas Julias de Santa Ana

Open in new window


@ Mario Jiménez Castillo

Las famosas fiestas julias santanecas son celebradas en honor a los santos patronos de la ciudad, Santa Ana y San Joaquín. La imagen de Señora Santa Ana que se encuentra en la hermosa catedral santaneca, data de más de cuatrocientos años de existencia, sin embargo no se tiene el
dato exacto de cuándo fue fabricada dicha imagen.

Según cuenta la leyenda popular, la imagen de Señora Santa Ana era trasladada en aquel entonces hacia la ciudad de Esquipulas y durante el trayecto los peregrinos tuvieron que descansar en una zona que en ese tiempo se conocía con el nombre de Apanteos, entonces colocaron la imagen bajo la frondosa y protectora sombra de una ceiba ubicada en el centro de una plaza.

Al día siguiente aquellos misioneros católicos decididos a continuar su recorrido se quedaron muy sorprendidos y admirados en demasía, al observar que no pudieron mover la imagen pues ésta se había vuelto tan pesada que ni siquiera entre más de treinta hombres pudieron moverla. Siguieron sumándose más hombres a la causa pero fue imposible mover la imagen de ese lugar, entonces comprendieron que había ocurrido un designio celestial y desde aquel día Señora Santa Ana se convirtió oficialmente en la patrona de la ciudad heroica.

Una fiesta que data desde 1565
Las fiestas patronales tuvieron su origen en 1565, cuando Bernardino Villalpando un obispo guatemalteco visitó el poblado de Sihuatehuacán, nombre en náhuatl de la ciudad morena; cuentan los historiadores que quedó muy impresionado con la belleza y el colorido paisaje de aquel paraje tropical y él mismo decidió bautizar al pequeño poblado con el nombre de Santa Ana.


Desde aquel entonces se vienen celebrando religiosamente las fiestas julias en honor a Señora Santa Ana madre de la Virgen María.
Los festejos comienzan el día 17 con un colorido y peculiar desfile del correo y culminan con una solemne procesión el día 26, día designado por la iglesia católica a Santa Ana y su esposo San Joaquín. Con el paso del tiempo la celebración se ha extendido en fechas y desde el día primero de julio, la hermosa ciudad morena se viste de fiesta, de alegría, de música, de distracción, de belleza y encanto...

Open in new window


Se deben destacar las atracciones que presenta la ciudad en esas fechas como las elegantes fiestas en el casino santaneco, la peculiar feria ganadera, los juegos mecánicos, la feria del libro, la feria del dulce, la feria de las artesanías, las espectaculares carrozas en las que desfilan la reina de las fiestas julias y las demás reinas que han sido coronadas en sus respectivos eventos.
Durante los últimos tres días hay carrozas y festejos por todas partes.


El día 24 de julio se celebra el día de los militares.
El día 25 el día de los mercados municipales.
Y el día 26 se culmina con una solemne misa y procesión durante la cual la venerada imagen de Señora Santa Ana recorre las calles y avenidas más importantes de la ciudad.
Miles de creyentes adornan las calles con alfombras fabricadas con flores, hechas especialmente para que el tránsito de la patrona de la ciudad sea más placentero.


Al escribir este artículo sobre Santa Ana mi tierra natal, no pude dejar de recordar las fiestas tan cool que tienen lugar por toda la ciudad, como por ejemplo la fiesta de las aldeas infantiles S.O.S la que se lleva a cabo para recaudar fondos para los niños desamparados, la fiesta de la Sociedad Médica Santaneca en la que desfilan las chicas más lindas de la ciudad antes que una de ellas sea coronada a la media noche.

La fiesta de gala del C.E.C.S.A es otro pachangón que nadie se quiere perder, asimismo la fiesta de los militares y finalmente mi favorita la fiesta de disfraces en el casino santaneco es realmente inolvidable, tiene un significado especial, una magia única que raras veces he podido encontrar en otras fiestas en los más de quince países que he visitado.

La hermosa ciudad de Santa Ana ha crecido vertiginosamente en la última década, el teatro nacional, la catedral, el edificio municipal, el casino santaneco y el antiguo recinto del club atlético, conforman el centro histórico de la ciudad. Primeramente Dios se puedan rescatar otros patrimonios culturales que han sido prácticamente abandonados, sin embargo Concultura está haciendo todo lo posible por restaurarlos.

Además se necesita reorganizar el tráfico y resolver cuanto antes varios problemas ambientales y conductuales.
Con cuanta nostalgia vuelvo a ver hacia el pasado y me encuentro siendo niño y adolescente, recuerdo aquellas calles, las fiestas, los colegios, la familia, los amigos, el estadio Quiteño, el gimnasio santaneco, en fin; cada esquina, cada plaza, cada rincón santaneco lo llevo plasmado e intacto conmigo y así se quedará para siempre.


Rating: 0.00 (0 votes) - Rate this News - Comments?
cipotes : " La Pastorela. " ( por Aless Fergusson)
el 21/12/2005 4:27:31 (4480 Lecturas)

[ Editar | Borrar ] Comments?

Cipotes : " La Pastorela" ( por Aless Fergusson)
Enviado por AlessFergusson on 5/12/2005 15:56:35
(21 Lecturas)

LA PASTORELA
Navidad se celebra de diferentes maneras en diferentes países. En México, las piñatas forman parte de la celebración, no siendo así en El Salvador. Pero las posadas y las pastorelas son parte de la celebración Navideña latinoamericana, posiblemente vestigios de tradiciones que dejaron los conquistadores.

La pastorela de mi barrio, en San Salvador, era una novedad. Por meses y meses la encargada de la pastorela, una señora bondadosa, gorda, bonachona, doña Francisquita, comenzaba a visitar a los padres de familia pidiendo permiso para que sus niños pudieran participar. Así que los padres daban el permiso, las muchachas y muchachitas, así como jóvenes y niños comenzaban a atender los ensayos.

Era famosa la pastorela de doña Francisca. Tenía sus buenos 30 años de hacer esas presentaciones y era como una herencia para ella, decía que sus padres, sus abuelos, sus bisabuelos siempre habían presentado esa pastorela, se daba el lujo de decir que su pastorela hasta la pedía el presidente de la república, a lo cual su esposo rodaba los ojos hacia el cielo quizá pidiendo su liberación y es que ella una vez escribió una carta al presidente pidiendo un subsidio y del gobierno le enviaron sólo unos permisos para que no pagara impuestos al presentar la pastorela en el Teatro Nacional, de ahí su historia.

La casa de la señora Francisca, donde tenían lugar los ensayos, era de techo de teja rojiza, al frente, la sala principal y en línea recta, los dormitorios, los servicios sanitarios eran dos, y estaban a la vuelta. En medio del patio crecía un hermoso árbol de conacaste y el patio bien barrido olía a tierra húmeda.

Cuando la buena señora visitó a mi mamá por el permiso para que mi hermana y yo fuéramos parte de la pastorela, mamá cortésmente le contestó que:
- ...no estando el papá de mis niñas no puedo dar permiso, porque sin el consentimiento necesario del papá no puedo asumir esa responsabilidad de que anden en la calle por las noches aunque sea ensayos de pastorelas. "
Mi padre no se encontraba en casa, sino al servicio de las fuerzas armadas norteamericanas, una buena excusa para mi madre, pero mala para nosotros ya que deseábamos participar. Mi hermana mayor, quien sabía como arreglarselas, siempre veía la manera de que nos escabuyeramos mientras mamâ atendía la tienda de la cual era propietaria.
Los ensayos daban comienzo a las seis de la tarde y era permitido " mirujear" pero sólo a los niños.
Los participantes debían estar en punto, así que desde la cinco y media la algarabía de la juventud llenaba todo aquel patio bien barrido. Las muchachas guapas eran los ángeles, también habían angelitos o sean niños y niñas en sus siete u ocho años, y querubines, bebitos entre los tres y cinco años. Los pastores eran muchachos ya en sus diez y seis para arriba, una estudiante de la escuela Normal de Maestras, llamada Glorita había sido escogida especialmente por doña Francisca para representar a la virgen. Glorita estudiaba su tercer año de magisterio faltándole uno para su graduación de maestra y era una chica bella. San José, era un muchacho de algunos 24 años, muy bien parecido, pero con barba y bigote aparentaba mucha más edad, era sastre y su esposa siempre lo acompañaba a todos los ensayos:
“Pepe, que no te vea levantándole las cejas a fulanita, ¿no te da vergüenza?. Tienès que hacer tu papel con reverencia y humildad, si nó, San José puede castigarte”. Se oían a menudo y en voz baja las amonestaciones de la joven esposa.
Los tres Reyes eran impuntuales, o faltaba uno o a veces no se aparecían del todo o llegaban tarde, así que doña Francisquita tenía que sustituir.
Naturalmente todos los participantes (aún mi hermana y yo) aprendíamos los diálogos de cada uno de los miembros de la pastorela, por lo tanto para doña Francisquita el dolor de cabeza al notar que faltaba alguno de los reyes pues no le duraba mucho, ella siempre encontraba el sustituto rápidamente. A ella no le preocupaba gran cosa tener sustitutos para ninguno de los roles.
Como los ensayos era cosa de todos los días comenzando desde el mes de octubre de intenso entrenamiento “dramático” según las palabras de la Francisquita, se esperaba que la obra fuera presentada sin una sola falla, tendría lugar en uno de los teatros de la ciudad, contratado anualmente por los encargados de la publicidad a los cuales, seguramente ella no les participaba de sus ganancias ya que en la euforia todo el mundo quería ayudar o participar en cualquier forma.
Siempre habían tres representaciones, el 23 de diciembre y el gran día, el 24 de diciembre, ésta en dos funciones, una era el matiné y la otra a la siete de la noche. Generalmente, en el matiné los sustitutos tenían la oportunidad de actuar, y no se podía pedir demasiado porque además el boleto para esa función era muchísimo más barato que para la función de la noche. Era, la función de las siete de la noche, la función de gala y ya para entonces cada quien memorizaría completamente su papel.
Los disfraces corrían por cuenta de cada actor. Los trajes más costosos eran los trajes de los ángeles pues eran túnicas de satín con sandalias doradas, alas hechas de algodón y perfectamente adornada con plumas de gallina blanca.
¿De dónde encontrarían tanta pluma blanca de gallina? Nos preguntábamos nosotros los chiquitines, seguramente que descuartizaban cientos de gallinas y guardaban las plumas para vendérselas a los futuros ángeles, ¿o se las regalarían?. Nunca supimos, la cosa es que, en resumen, era el traje más caro.
Con mi sentido de las finanzas a mi manera, yo le decía a mi mamá: “Que me guarden las plumas de las gallinas que mata la Fina (la cocinera) al tiempo de la pastorela ya tendré bastantes y las vendo a las mamacitas de los ángeles. La Fina, como ya era vieja trabajadora de la casa me mandaba a freír espárragos. “¿Qué cree usted niña que yo no tengo mas cosas que hacer?”
Los pastores no llevaban sandalias, “así descalcitos” dijo doña Francisca, así eran de humilditos por eso es que a ellos les llegó primero la noticia del nacimiento de El Niño Dios. Fuera quedaban los zapatos, y con los otros cipotes me las arreglaba para amarrar unos a otros o ponerlos equivocadamente. Era nuestra diversión ver, al final de los ensayos, a cada quien en busca de sus zapatos echando rayos y centellas. Un día nos vieron amarrando zapatos y nos prohibieron la entrada a los ensayos, pero yo me metía siempre de todos modos y entre el grupo de pastoras, nadie me detectaba.
Con unos perrajes de colores enrollados al cuerpo y unos trapos de cuadros como manteles de un día de campo, amarrados con un cordonote negro y por cayado una vara muy bien pulida a puro papel de lija ahí estaba Fazik, el pastorcito viejo a quien le cantaban:
“Levántate Fasikito y vámonos para el portal, vámonos para el portal”.
Fazik era el pastor más haragán y se “desesperezaba” al oír cantar y hacía mil piruetas como si no quisiera levantarse. Las pastoras eran unas muchachitas muy bonitas entre los 15 y 18 años vestidas en colores pastel y sombrero lleno de campanillas y un cayado adornado con flores. Entre las pastoras y pastores algo se traían entre si, pues eran risitas y tomaditas de las manos a hurtadillas de doña Francisca.
Las mamás llevaban a las hijas a los ensayos e iban a recogerlas dos horas mas tarde. Al son de “Pastores, pastores, vamos a Belén, que ha nacido un niño para nuestro bien”, se daban sus apretones de manos y empujoncitos y era la oportunidad para pasarse papeles con algún recado. Eso sí, no habían ovejas en vivo, las había hecho don Faustito que era un “hace de todo” desde el decorado, hasta algunos disfraces.
El buey y la mula eran cuatro chicos, uno se metía en el disfraz de buey por la parte de la cabeza (entrando por el estómago del disfraz,) mientras que el otro se metía como #OOPS#ma dentro de la segunda parte del disfraz, metía los pies en las aberturas que serían las patas del buey, y luego se unía al chico que estaba en la cabeza del disfraz con los brazos metidos en las patas delanteras del buey. Para respirar, el buey (digo el cipote) lo hacía por el ombligo del disfraz o sea un hoyo por donde el chico ponía su nariz, seguramente era incómodo pero como el buey y la mula estaban echados pues los chicos no se movían. Lo mismo sucedía con la mula, los dos chicos entraban en la misma forma y todo con una rapidez adquirida durante los últimos cinco días de los ensayos. Con el mayor cuidado estos cipotes ejecutaban su proeza pues se sentían orgullosos de ser miembros del famoso pesebre.
La estrella (el cometa) era confeccionada con papel dorado, un gran cometa hecho por uno de los hijos de doña Francisca, y toda la decoración era llevada y traída en el vehículo de su esposo Don Fausto, un señor tan bueno que se pasaba de bueno con las exigencias de la “gordita” como cariñosamente él la llamaba. Todo era “al capella”, nada de piano, ni otro instrumento musical. Las voces tenían que ser fuertes para llenar el recinto, pero eso no era problema, todo el mundo tenía el entusiasmo y vociferaba sus líneas.
Todo marchaba ya muy bien, con disciplina, los ensayos a su tiempo, los disfraces hechos y revisados. Los Tres Reyes recibieron el ultimátum: ...o están aquí a tiempo o cuando vengan encontrarán el substituto permanente. Las mamás de los angelitos (serafincitos) eran las únicas personas adultas a quienes se les permitía estar presentes, pero sólo por atender a los “serafincitos” y nada de meterse al escenario o querer dirigir a los infantes. Todo corría cronométricamente.
Pero entonces a doña Francisquita se le metió en la cabeza algunas innovaciones para diferenciar la presentación, había que buscar quién hiciera de el diablo porque tenía que aparecer. Después de todo, ¿no se le metió en la cabeza al rey Herodes la matanza de los inocentes? Y ¿quién si no el diablo tenía que hacer de las suyas? No podía faltar. Como quien dice, la buena señora había leído “Los Hermanos Karamazov” y el pasaje donde se lèe: “Si existe Dios existe el diablo”. Y no dejaba de citar la oración continuamente hasta que llegó a un acuerdo con su esposo.
Don Fausto no quería, él le decía"
“No Paquita, mira que en esto no hay cabida para el enemigo, así está bonita la pastorela”.
Pero ella insistía
“Que no Faustito de mi vida si vamos a hacer las cosas, hagámoslas bien hechas. Conste que deberíamos de incluir a Eva y la serpiente”.
Aquí don Fausto con sus lentes bajo la nariz le dio una pacífica mirada a su mujer, tan pacífica que ella no tubo mas remedio que cambiar de tema. Sin embargo, insistió tanto en que, esta vez se iba a incluir el diablo...
Así las cosas, un buen día se apareció el diablo en persona. Consiguió ella quien sabe cómo, que el hijo de don Pascual el dueño de la farmacia de la esquina aceptara el deshonroso papel. Como dicen “que diablo más hermoso” bueno, èste diablo era guapísimo en grado superlativo, elegante, alto con unos ojos verdes, su piel blanca, peinado con la raya al lado izquierdo los zapatos bien lustrados siempre andaba “patiquín” se llamaba Inocente, pero le decían Chentío y era estudiante de la Universidad Autónoma de El Salvador, estudiaba leyes, y naturalmente sus papás eran ricos.
Todas las muchachas decían “Ay tan galán que es el diablo”, “¡ Ay! que diablo tan galán”. Chentío no se mezclaba con los demás muchachos, él era demasiado creído y pensaba que los demás eran de un bajo nivel social. Entonces estos muchachos llenos de celos le decían “Campana”. ¿Por qué le decían “campana”? Pórque las muchachas al referirse a él decían: “Tan galán” y el diablo, diablo al fin, siempre andaba enamorando a todos los ángeles y a las pastoras, le sobraba melosidad al bandido.
Su disfraz era todo rojo con zapatos negros de charol, le fabricó doña Fancisquita el bigotillo postizo y así con la perita, ajustándoselo con algo como “velcro” y le hicieron unos cachos que, como diadema se le detenía al tope de la cabeza, el toque final era la capa. Una capa de terciopelo rojo que el diablo movía con elegancia cada vez que hablaba:
“ Dicen que hay un vaticinio, de profetas que han escrito que de una virgen de Israel nos ha de nacer el Cristo”
y terminaba con unas carcajadas que hacían helar la sangre. Su voz era melodiosa, a veces honda, a veces casi sobrenatural. Hacía su papel a la perfección de como se nos antoja debe ser el diablo.

Llegó el día 23 de diciembre y la primera presentación fue todo un éxito, así como también el matiné del día siguiente. Esa noche, diciembre 24, la noche de gala, presentaría doña Francisquita para la audiencia a todo el elenco, al final haciendo el cuadro para fotos y demás cumplidos y entregar un regalo al alcalde, el cual estaría presente. El regalito era una canasta con fruta y una botella de licor el cual el alcalde muy agradecido se aparecía en el escenario, llevado de la mano de la señora Francisca naturalmente, y una vez en el escenario el buen hombre felicitaba a todos los miembros de la pastorela y concluía con un discurso diciendo que estas cosas espirituales deberían ser ayudadas y apoyadas por todos los vecinos pues valía la pena y no sé qué y no sé cuánto, se ganaba así el aplauso de la concurrencia... y los votos para su reelección.
Llegó la hora, las seis la tarde, doña Francisquita absolutamente frenética ordenaba todito, que no fuera a fallar nada. Con un librote y un lápiz iba ella checando cada cosa, desde disfraces hasta el cometa y luego comenzó a pasar lista. ¿Cómo sé yo todo esto? Ya les cuento.
Mamá compró los boletos de entrada para ir a ver la pastorela en su presentación de gala. Pero me las había arreglado yo para ser indispensable (sin ser invitada ni parte de la pastorela) de acarrear algunos enseres que Don Faustito estaba bajando de su vehículo y el tiempo apremiaba, “Yo le ayudo Don Fausto yo le ayudo”, así que mis servicios fueron aceptados.
Mi mamá me dio permiso de ir a ayudar a entrar algunos chunches del vehículo al interior del teatro, y tomando en mis bracitos los paquetes que contenían el incienso, oro y mirra seguí a don Fausto quien iba cargado con más cosas y se dirigió hacia adentro del escenario. Lo seguí y vi que todos estaban ya en sus trajes y reían y todo bien.
Todos los asientos estaban vendidos. Se escuchaba a los miembros murmurar, orgullosotes, que, què bonito decorado, què bonitos los ángeles y aquí y allá y Doña Francisquita desde adentro correteando a quienes querían espiar por la cortina... “no, no, adentro todos, tras las bambalinas, que no los vea la audiencia, cuidado con los Serafincitos que no se metan donde no deben”.
Como ya sabía yo la rutina de los ensayos, quería ver como se desarrollaban las cosas cuando se levantara el telón. Antes de irme a sentar con mi mama y mi hermana, quería ver la entrada triunfante, de todos los actores, era contagioso verles sus rostros tan contentos, y seguros de si mismos, otros repasando sus líneas, y más de alguno tomándose un calmante para los nervios.
Pero en un día tan lleno de emociones como lo es un estreno de gala no todo estaba saliendo fácil, buena observadora que yo era, y por haber estado presente durante la mayoría de los ensayos, de repente noté que tras las bambalinas algo raro estaba sucediendo. Las facciones de los ayudantes que entraban y salían por el pasillo del teatro me parecieron un poco agitadas, me escurrí fuera del grupo pastorélico y me metí a una esquina, donde era yo invisible.
Se sentía una agitación en el ambiente, algo febril, un no sé qué, doña Francisquita pasó sin verme y don Fausto la seguía. Ella lloraba, su esposo caminando con las manos en la espalda, su mirada parecía fulminar. San José, sentadito en una silla con su vara de azucena ya florida tenía un tic nervioso en la rodilla y la mamá del bebito que haría de Niño Dios también lloraba, el doctor de la farmacia estaba ahí, ¿quién estaba enfermo? ¿qué hacía? Él no tenía nada que ver con la pastorela, nunca lo ví en los ensayos ni en nada. Entonces por el pasillo entró la mamá y el papá de Glorita. ¡Qué raro! Eso no estaba permitido a nadie. ¿Por qué había gente que nada tenía que ver con la actuación?
El papá de Glorita le decía a su esposa:
-Te lo dije, yo no quería que la niña anduviera metida en estas tonteras pero noooo, tú tenías que insistir, me llamaste viejo atrasado, me llamaste viejo hereje, atèo, poco creyente, que te vas a ir con todo y zapatos al chimbolero, y no sé que más, ¿te das cuenta, ves? Estos son los resultados, ¿estás contenta?”.
Yo decía en mis adentros, ¿qué sucede? ¿ Por qué está tan enojado?¿Por qué llora doña Francisquita? Alguien se ha enfermado de gravedad porque hasta han mandado a llamar al doctor de la farmacia. A fuerza de ir a ver los ensayos yo conocía a todo el mundo de la pastorela, todos estaban ahí, hechos un nudo, solemnes algunos, quietos, otros llorosos, pero... ¿dónde estaban Glorita y Chentío?
Nada menos que el ¡Diablo se había fugado con la Virgen
*********************
@ aless fergusson



Rating: 0.00 (0 votes) - Rate this News - Comments?
cipotes : Leyendas Salvadoreñas
Enviado por Escritor10 el 18/12/2005 20:35:47 (19754 Lecturas)
cipotes

Acotación:

Leyendas Populares de El Salvador


@ Mario Jiménez Castillo


Dentro del bagaje cultural que enriquece la historia de El Salvador, encontramos una serie de fábulas, cuentos, historias y leyendas llenas de superstición y encanto, las que se han mantenido latentes entre las generaciones a través del paso de los años y los siglos. Recuerdo cuando era pequeño, mi madre me decía ¡ no digas malas palabras porque te va a salir la Siguanaba ¡ y cuando no le hacía caso me aseguraba que el Cipitio se me iba a aparecer o que el cadejo me iba a seguir si yo me portaba mal.

Todos estos personajes míticos son parte de nuestra idiosincrasia y del saber popular de nuestro pueblo. Filósofos, escritores e investigadores de todos los tiempos han concluido que la mayoría de las historias mitológicas se basan en argumentos no del todo ficticios y que sus fundamentos no han resultado solamente de la imaginación popular


Las más populares

Entre las leyendas que gozan de mayor difusión en nuestro país se encuentran:
· La Siguanaba
· El Cipitio
· La Carreta Bruja
· La Llorona
· El Cadejo
· El Tabudo
· La Descarnada


Algunas de estas leyendas son de carácter prehispánico como el mito del Cipitio y la Siguanaba. La Carreta Bruja y la Llorona surgieron aparentemente durante la época de la colonia. Los mitos como El Cadejo y el Tabudo aparecieron según algunos historiadores en el siglo XIX, justo en los años que precedieron a la independencia. La leyenda de la Descarnada es una de las más recientes y tomó gran auge a finales de la década de los ochenta y principio de los años noventa. También se habla de un extraterrestre que ayudó a rescatar víctimas durante los terremotos de enero y febrero del 2001.


La Siguanaba

Según cuenta la leyenda en una tribu de Cuzcatlán(nombre en náhuatl de nuestro país), existió una mujer muy bella llamada Sihuahuet de la cual todos los indios y principalmente los caciques se habían enamorado. Cuando Sihuahuet cumplió alrededor de dieciocho años, un emisario del cacique de mayor jerarquía de la región, se dirigió a ella indicándole que había sido elegida para ser esposa de su jefe. Sihuahuet rehusó aceptarlo porque su corazón le pertenecía a otro hombre, además el cacique en cuestión era cuarenta años mayor que ella. Al saber aquel poderoso hombre la decisión de Sihuahuet, decidió vengarse y envió a uno de sus guerreros a darle muerte al joven enamorado de Sihuahuet y a ella la mantuvo cautiva en una cueva hasta que un shaman por medio de un hechizo maligno la convirtió en una mujer fea y despreciable. Su cara fue deformada, sus pechos crecieron hasta rozar sus pies y aquella piel tersa y hermosa se había arrugado casi por completo. Desde ese entonces ella se pasea angustiosa por la orilla de los ríos y las quebradas, intentando volver a ver al joven que tanto amo y arrastrando sus pechos en las piedras. Otra versión cuenta que fue su propia vanidad la que le convirtió de Sihuahuet (mujer bella) a Siguanaba (mujer horrenda). Incluso existe una tercera versión que hace alusión a las torturas y prisión que sufrió aquella desventurada joven por parte del tirano que nunca pudo obtener su amor.


El Cipitio

El Cipitio es hijo de la Siguanaba, algunos creen que su padre fue el cacique que deformó a su madre, otros afirman que un brujo la sedujo, sin embargo no se sabe a ciencia cierta quien es su padre. Se cuenta que nació enfermo y con sus pies deformes, opuestos entre si. El Cipitio es el fiel compañero de su madre y se pasea por los ríos y veredas tratando de consolar el sufrimiento del que es objeto su progenitora. Él se alimenta de ceniza principalmente y hace ruidos extraños antes de mostrarse a los que ha elegido para darles una lección. Según cuenta la leyenda, se le aparece a personas que están obrando mal y les hace ver el error en el que han caído, no sin antes causarles un susto monumental. Muchas personas afirman que le han visto vagar junto a su madre, especialmente en áreas rurales y boscosas.



La Carreta Bruja

En épocas pasadas especialmente en noches muy oscuras, se aparecía por las ciudades y aldeas una vendedora ambulante que iba halando una carreta la cual se hallaba repleta de velas y candelas blancas. La gente que las necesitaba las compraba y cuando se disponían a pagarle a la mujer en un abrir y cerrar de ojos desaparecía. Cuando llegaba el momento de encender las candelas, estás se convertían en huesos. La visita de aquel macabro personaje auguraba que alguien de la familia enfrentaría un grave peligro. Conforme fueron pasando los años siguen apareciendo más testigos de tan tétrica experiencia y cuentan que la mujer se aparece toda vestida de negro y opera principalmente cuando hay tormentas y apagones.


La Llorona

Esta es una de las leyendas más populares no solo en El Salvador sino en todo el continente americano. Los lamentos de una mujer que clama por los hijos que ha perdido son escuchados con temor en noches de luna llena. Testigos afirman que la mujer va flotando en el aire vestida de blanco y cuando se detiene a llorar en la puerta o ventana de alguna casa, es presagio que los moradores de la misma pasarán por muchas penas, problemas y tribulaciones. Se dice que para alejarla junto con su sombrío augurio, se debe hacer un rezo especial en la casa durante nueve noches consecutivas.


El Cadejo

Dentro de las leyendas siempre existen seres bondadosos y angelicales y sus respectivos antagonistas. El cadejo es representado por un perro de ojos predominantes del cual se tiene dos versiones, un espécimen blanco que simboliza el bien y otro negro que simboliza el mal.
El cadejo negro simboliza al espíritu del mal que persigue a sus víctimas, los hipnotiza con sus enormes ojos color rojo escarlata y cuando los atrapa les roba el alma.
El cadejo blanco representa a un espíritu de luz que protege a todos los fieles creyentes y nunca permite que el cadejo negro se robe el alma de los recién nacidos o de los niños pequeños. Se dice que el cadejo negro es normalmente ahuyentando con el humo del incienso que en El Salvador se conoce como Sahumerio.


El Tabudo

Esta leyenda es muy popular entre los pescadores, moradores y visitantes de los lagos y lagunas de El Salvador. Parece ser que el dueño de una hermosa mansión localizada en el lago de Coatepeque salió a dar un paseo en una canoa artesanal; al estar cerca de la isla fue arrastrado por una corriente subterránea y llevado hasta los dominios de la diosa de agua dulce. Nunca se le volvió a ver con vida. A los pocos meses se apareció a las personas que cuidaban su propiedad y se las heredó. Ellos quedaron perplejos al verlo pues sus rodillas se habían ensanchado tanto que parecían un par de balones de fútbol, al igual que sus labios y se asemejaba a una criatura marina más que un ser humano. Las tabas son las rodillas y de ahí proviene el nombre. El tabudo es como una especie de magnate submarino y cuando le agrada una persona, se les aparece aparentando ser un humilde pescador y se los lleva hasta lo más profundo del lago; a los hombres los convierte en enormes peces de colores y a las mujeres en sirenas de agua dulce.


La Descarnada

Abundan los testigos que afirman haber tenido una experiencia tétrica con una hermosa mujer que se aparecía pidiendo ride o aventón en la carretera que conduce de Santa Ana a Chalchuapa. La mujer en primera instancia se aparecía en la orilla de la calle con una vestimenta provocativa y con una actitud sensual y audaz llamaba la atención de los incautos que eran atraídos por su belleza y coquetería. Cuando los conductores le preguntaban hacía donde se dirigía, ella les contestaba que a unos pocos kilómetros del lugar, entonces se montaba al auto y comenzaba a seducirlos. Cuando los hombres empezaban a tocarla y besarla, entonces sucedía algo espantoso, la piel se desprendía de su cuerpo hasta quedar totalmente convertida en pocos segundos en un esqueleto humano. Minutos después sus víctimas eran encontradas en estado de total confusión y únicamente recordaban los instantes en que aquella escena tenebrosa había ocurrido. Según los moradores del lugar, el espíritu de una bruja maligna es el protagonista de la lúgubre aparición.

Rating: 10.00 (1 vote) - Rate this News - Comments?
« 1 (2) 3 4 5 6 »

Search


Mis Amigos

Login
Nombre:

Contraseña:

Recordar



¿Recuperar la contraseña?

Regístrese

Menú

Google



  Inicio  |  Noticias  |  Foros  |  Descargas  |  Enlaces�  |  Faq 

.